martes, 25 de septiembre de 2012

Almeyda dice tener fuerzas para seguir, pero el margen se achicó...

Gritos e insultos al por mayor de los hinchas. Los futbolistas, con tono de preocupación, pidieron paciencia. "Tengo fuerzas para seguir y ganas para revertir esta situación", dijo el técnico Matías Almeyda, una hora después de que su esposa, Luciana García Pena saliera del vestuario local envuelta en lágrimas. El presidente Daniel Passarella, que vio el partido por TV en su casa, confirmó en el cargo al "Pelado" y calificó como "vergonzoso" al periodismo argentino.



"Estoy preocupado porque el equipo no gana. No tengo bronca contra Almeyda ni contra el hincha", agregó el "Kaiser". El "millo" volvió a sufrir su falta de juego. Y desde que el equipo volvió a Primera, sigue sin poder ganar en el Monumental: tiene dos empates (San Lorenzo y Newell's) y dos derrotas (Belgrano y Racing).

Los simpatizantes están preocupados por este presente. Como ocurre cada vez que el equipo no funciona, los hinchas se concentraron en el hall. A los gritos pidieron la renuncia del entrenador, del presidente Daniel Passarella -no estuvo en el estadio- y la llegada de Ramón Díaz, entrenador que, salvo en Utilísima o en el Gourmet, apareció en todos los canales ofreciéndose en el cargo.



Almeyda, pese a todos los contras, decidió romper el silencio. "Es un lugar donde todos quieren estar, pero tengo muy en claro que vamos a revertir este mal momento. Los jugadores dejaron el alma y me demostraron un compromiso total. Me quedo a seguir trabajando. A los otros técnicos les pido respeto", comentó.

Las palabras del "Pelado" fueron un claro mensaje a los dirigentes de River. Él no se irá, por lo que si pretenden un cambio, deberán correrlo. Anoche, en una entrevista con Fox Sports, bancó al DT y aseguró que hay una campaña en su contra. "Estoy conforme con mi gestión. Hay una campaña política en mi contra", acotó.

Lo que Passarella no dijo ni una palabra fue de la división que existe en la comisión directiva. El apoyo del presidente molestó a varios miembros que no están conformes con el trabajo que está realizando el entrenador. ¿Podrá el "Kaiser" alinearlos a su pensamiento?

Los hinchas de River, que pensaban que la pesadilla del descenso había acabado, con sus propios ojos se están dando cuenta que, como cualquier equipo recién ascendido, antes de pensar en el título, el club debe asegurar la permanencia. Y la pelea será dura. El "millonario", está en zona de descenso con un promedio de 1,125. Arriba lo tiene a Unión (1,152) y lo supera a Independiente (1,119), que no gana desde hace 15 fechas. Falta mucho, pero un error puede ser fatal. (Especial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario