sábado, 24 de noviembre de 2012

Belgrano empato con San Martin en San Juan y se alejo del titulo

Los dos próceres dejaron el Hilario Sánchez con la cabeza gacha. Es que, en cierta medida, el punto les sirvió para sumar. Pero en la pelea de cada uno, tuvo gusto a muy poco. San Martín no pudo aprovechar los empates de Unión e Independiente como para meterles presión en la pelea de la tabla del revés. Belgrano, por su parte, perdió otra chance de acercarse a los líderes y comenzó a despedirse de esos sueños inesperados de campeonato.

Fue el duelo entre cordobeses y sanjuaninos un duelo parejo, muy equilibrado. Intenso, sí, pero con pocas situaciones de gol salvo al comienzo. En un lapso de un par de minutos, Belgrano tuvo una desconcentración, Jorge Luna asistió a Claudio Riaño y la definición del atacante besó el palo; respondió la visita de inmediato, con una linda pared entre César Pereyra y Víctor Aquino que terminó con un remate de fácil control para el bien ubicado Leonardo Corti. Con semejante arranque, el partido pintaba para partidazo, pero eso no sucedió y el juego cayó en un pozo.
Se jugó esa primera etapa como quiso Belgrano: un encuentro trabado, peleado, con la visita haciendo valer esas dos líneas de cuatro bien paradas, cerradas, sin pasar sobresaltos y siendo efectiva frente al arco. Porque a los 31 minutos, una gran asistencia de Guillermo Farré dejó a Aquino frente a Corti y esta vez ganó el vestido de celeste.

San Martín, para entonces, estaba un poco perdido en la cancha. Luna no agarraba la pelota y los de Gabriel Perrone no podían explotar su mayor virtud: los desbordes de los laterales volantes, Emanuel Mas y Mauro Bogado. Ellos, asociándose con Luna, son una de las armas predilectas de los sanjuaninos, pero esas sociedades no funcionaron y los delanteros quedaron aislados. No los ayudó, tampoco, el buen partido de Claudio Pérez y Lucas Aveldaño, que estuvieron firmes y los controlaron con solvencia.

Así las cosas, todo hacía parecer que sería un partido tranquilo para Belgrano, pero Luna sacudió la modorra con un derechazo que recorrió unos 35 metros y se le metió por arriba a un Juan Carlos Olave que nada pudo hacer.

En la segunda mitad, el partido continuó en la sintonía del visitante. Fue flojo el nivel; se prestaron la pelota y no hubo quién se animara a desnivelar, a buscar algo diferente, a proponer o a sorprender. Ambos equipos se conformaron -San Martín, demasiado pronto- con un punto que no le cerraba a ninguno. El empate no estuvo mal por el trámite del partido, pero los de Córdoba, sobre todo por lo hecho en los últimos 45 minutos, merecieron algo más. Estuvieron muy cerca a seis minutos del cierre, cuando un centro desde la izquierda encontró la cabeza de Lucas Melano y Corti, ayudado por el poste izquierdo, salvó.

San Martín volvió a mostrar su gran déficit: la parte física y esa merma habitual en los segundos tiempos. Su gente se fue con algo de desazón. Lo mismo le ocurrió a esa enorme masa celeste que llegó a San Juan ilusionada por el campeonato y copó la popular visitante. Los próceres firmaron tablas y se fueron con un sabor amargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario