miércoles, 28 de noviembre de 2012

Independiente sigue perdiendo y se entierra en el descenso, Belgrano le gano con 1 menos

Angustia, desahogo, ilusión, sorpresa, bronca, desazón. Esas son algunas de las sensaciones por la que pasó Independiente, que parecía poder dar vuelta el partido que completaba con Belgrano de Córdoba, que había sido suspendido por una bomba de estruendo que cayó cerca de Juan Carlos Olave. Pero no. Una contra letal y derrota para el Rojo. Fue 2-1 en Avellaneda, resultado que lo mantiene en zona de descenso.
Independiente salió a jugar el primer tiempo de 23 minutos con las ganas con las que terminó contra River. Decidido a empatarlo, porque en los primeros 45 Velázquez había marcado para Belgrano. Y estuvo enfocado en eso. Belgrano se replegó más de lo que acostumbra y en una pelota parada apareció el paraguayo Samuel Cáceres para conectar de cabeza y anotar el 1-1.



Con un solo equipo manejando la pelota, el segundo tiempo (de 22 minutos) prometía ser como el primero. Y aunque los dos hicieron un par de cambios, la tendencia continuó. El Rojo, con falta de ideas e intentos desde afuera del área siguió buscando. Los de Zielinski sólo aguantando.

Todo se complicó para Belgrano en ese arranque del segundo tiempo, porque a Juan Quiroga se le salió la cadena y le dio un codazo a Paulo Rosales, que provocó la expulsión del lateral visitante.

Por esa incidencia, Américo Gallego decidió cambiar y mandó a la cancha al juvenil Ortiz en lugar de Osmar Ferreyra. Y se equivocó, según propias palabras del entrenador. Porque por el sector izquierdo, por el que estaba el Malevo apareció César Pereyra y en una contra habilitó a Lucas Melano, quien definió con tres dedos y marcó el 2-1.

Con la nueva desventaja, el Rojo no pudo hacer nada. Buscó con menos ideas que antes y se fue una vez más con las manos vacías. Esta vez, tenía la victoria a su alcance y el empate en sus dedos, pero Belgrano se lo robó. Y encima lo dejó un poco más enterrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario